La solera de hormigón es un elemento que no es estructural, el cual sirve para nivelar y hacer el suelo totalmente horizontal. Se puede dejar el hormigón como acabado definitivo o puede ser base para poner encima otros pavimentos.

Generalmente (y erróneamente), al ser un elemento no estructural, los trabajadores que hacen las soleras e hormigón, no suelen ser especializados en ese tipo de trabajo, sino que hacen varios y, entre ellos, las soleras de hormigón. Esto causa errores comunes.

Las diferentes capas de las soleras de hormigón

La solera de hormigón de componer de varias capas. Curiosamente, está hecha de varios materiales y el hormigón es el material de la última capa. Vamos a ver las capas:

Primera capa: explanada o terreno natural. Debe prepararse adecuadamente para albergar las capas superiores, ya que  a veces no suele estar preparado para ello. A veces incluso se necesita añadir más terreno adicional para mejorar la superficie base.

Segunda capa: sub-base granular. Se separa de la explanada o terreno natural mediante un geo-textil, el cual impedirá que haya pérdidas a las capas inferiores. La sub-base granular se compone de una mezcla de arena y grava, y reparte las cargas sobre la explana o terreno natural, por lo que la mezcla ha de ser bastante compacta para transmitir el 95% del proctor a la explanada.

Tercera capa: lamina de polietileno. Esta lámina permite el movimiento libre de la masa de hormigón sobre el soporte, por ello que evitará el roce entre las dos capas, además de evitar la pérdida de masa de hormigón y ascenso posible de humedades de capilaridad. Puede darse el caso de no drenar adecuadamente el agua del exterior había la sub-base, por lo que se deberían tomar ahora otras soluciones de drenaje antes de poner la otra capa encima.

Cuarta capa: masa de hormigón. Por último se añadiría la masa de hormigón. Como hemos recalcado antes, puede emplearse como acabado o como base para albergar otros pavimentos.

El armado de las soleras de hormigón

La misión del armado de las soleras de hormigón es la de resistir las tensiones de tracción que se producen por fenómenos higrotérmicos y debe estar tan cerca de la superficie como sea posible, respetando los espesores de recubrimiento.

El armado puede estar compuesto por hormigones de fibra y/o un mallazo electrosoldado. Un buen armado debería estar compuesto por los dos, ya que los primeros son resistentes a la figuración por retracción plástica y los segundos son resistentes a la figuración por contracción térmica por las cargas.

Para que el mallazo este bien colocado, se deben emplear separadores para que se respete la separación correcta, cuya distancia debe ser de entre 1 a 1,25 mm en las dos direcciones.

Si las soleras de hormigón cogieran huecos, como las arquetas de saneamiento, encuentros con pilares o quiebros por la geometría de la zona, es conveniente colocar un par de barras a 45 grados de las direcciones principales del mallazo, para evitar las fisuras que se producen desde la esquina.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies